¿Porqué quieres ser Tuno?

mayo 26, 2007

Muchas veces se pregunta esto, una pregunta que tiene tantas respuestas como idiosincracias hay en las diferentes Tunas.

He escuchado respuestas desde las más superficiales (porque me gusta tocar y estar en un escenario) , hasta las más cargadas de hipocresía (no aspiro a ser Tuno, eso sería demasiado para mi, me conformo con ser un buen pardillo y servir a mi Tuna). Personalmente, muchas veces he dado una respuesta bastante egoísta, ahora que lo pienso.

Fue una noche, después del V FITUNI 2006, organizado por mi Tuna, que estuve conversando con un Tuno de Magisterio, le dije que quería ser Tuno porque me gustaba la vida de la Tuna, porque había conseguido muchas cosas de ella, una hermandad, muchas vivencias, muchos amigos desinteresados, entre otras muchas cosas, valga la redundancia. No recuerdo el diálogo en detalle, era de madrugada, el fin de fiesta del festival, y llevaba 4 noches sin dormir. El asunto fue que me dijo que mi respuesta le pareció muy mala, y bastante egoísta. Me empeciné en decirle que finalmente todos somos egoístas, que si la Tuna no nos hubiese dado nada, pues ni él ni yo nos hubiéramos quedado. Seguí sin convencerlo, y finalmente, me despedí sin haber llegado a escucharlo del todo, pues se retiraba mi Tuna y debía ir con ellos.

Luego de mucho tiempo, ya que esto fue en Agosto de 2006, hace 9 meses. Creo que finalmente él tuvo razón. La respuesta correcta, o, por lo menos, la que para mí sería correcta, no es aquella que di en ese momento, quizás siempre fue la misma, pero no supe expresarla en dicha conversación. Y aquí está:

Si bien sigo pensando que quienes amamos a la Tuna es porque ella nos ha dado algo (es la naturaleza humana, innegable según creo), la palabra clave de querer ser Tuno, es el agradecimiento, y no querer seguir viviendo la Tuna. La Tuna me ha dado tantas cosas, que me siento en el deber auto impuesto de agradecérselo, coadyuvando a que sea cada vez más grande, llegando a la meta, para beneplácito de quienes me antecedieron, y se tomaron la molestia de adiestrarme en las costumbres y habilidades del Negro Mester.

Así pues, quiero ser Tuno por estos motivos:

  • Porque quiero que la Tuna (que me ha dado tanto) trascienda, y para esto debo llegar a ser parte de ella, y trascender como persona (como Tuno), para hacer que mi hermandad trascienda.
  • Porque se lo debo a mis tutores, a esos Tunos que me conocieron desde novato, y que invirtieron su tiempo y esfuerzo en adiestrarme; para que todo su esfuerzo no sea en vano, y que todo lo que en mi formación invirtieron, sea para beneficio de la Tuna, que es, finalmente, el objetivo de todos nosotros.
  • Y porque también se lo debo a mis hermanos pardos, a aquellos que me ven como un ejemplo, y a los que ven mis errores y se esfuerzan en ayudarme, porque su esfuerzo tampoco puede caer en saco roto.

Probablemente haya dejado pasar algunos puntos, pero esta es la idea central de mi motivación.

Para finalizar, me gustaría dejar abierta la interrogante:

  • Si eres Pardillo, ¿porqué quieres ser Tuno?
  • Si eres Tuno, ¿porqué quisiste llegar a serlo?

Después de todo, este es un Blog de opinión, y la idea es que todos opinemos, así crecemos juntos y enriquecemos nuestro conocimiento, todo en beneficio de esta gran hermandad que es la Tuna.

Y para despedirme, el agradecimiento: Gracias Bala, a pesar de lo obstinado que fui en esa conversación, luego de pensarlo bien, puedo decir que gracias a ti he modificado una forma de pensar incorrecta. Espero volver a verte en alguna ocasión.

P.D.: Bala fue el Tuno de Magisterio con quien tuve la conversación que cito en este post.